Michael Alvarado

ACW: Michael, ¿Cuántos años llevas montando en bici, cómo llegaste al ciclismo y qué es lo que más te atrae ahora del ciclismo? ¿Han cambiado tus expectativas del ciclismo a lo largo de los años? Quiero decir, ¿empezaste a pedalear por una razón y ahora es diferente?

M.A: Empecé a montar en bicicleta hace casi 30 años gracias a un amigo de la universidad, fue entonces cuando me compré mi primera bici. Me animé a correr a nivel amateur en los Estados Unidos, donde durante los siguientes tres años llegué a un nivel muy alto.

En España, un amigo iba a correr y yo decidí ir también con él. Fue mi primer viaje a España y cambió mi vida por completo. Las carreras en el País Vasco fueron increíblemente difíciles y, para ser sincero, tuve poco éxito. Pero esos nueve meses que pasé en España me formaron completamente para ser la persona que soy a día de hoy.

La vida es mucho más que levantarse, ir a trabajar, recibir un sueldo e irse a dormir. Aprecio mucho más lo que creo que es la vida: familia, amigos, buena comida y viajar. El ciclismo ha sido parte de mi vida desde entonces y me imagino que también seguiré montando en bici durante los próximos 30 años. 

ACW: ¿Eres de esas personas que cree que en el ciclismo se encuentran muchas de las mejores ideas y soluciones a los grandes problemas de la vida?

M.A: Es cierto lo que dicen sobre el ciclismo y despejar la mente. Cuando salgo a montar solo, se me ocurren nuevas ideas con respecto a la investigación o ideas sobre cómo puedo ser un mejor cirujano. También me ayuda a pensar en cómo puedo ser un mejor padre, esposo y amigo. Ciclismo es de hecho, libertad.

ACW: Es de suponer que a lo largo de tu vida te ha tocado dar muy malas noticias, también muy buenas porque nos consta que has aportado muchas soluciones a la cura contra el cáncer. Lamentablemente, de forma directa o indirecta,  todos tenemos cerca a alguna persona que ha pasado o fallecido por esta enfermedad y algunas de estas personas, que son o eran ciclistas, siempre nos hablaban de lo mucho que les ayudada el ciclismo y sus aprendizajes para enfrentarse al cáncer. ¿Qué opinas tú?

M.A: Creo que el ciclismo ofrece una terapia potencial para aquellas personas que están lidiando con cáncer o que tienen un amigo cercano o a algún familiar involucrado con cáncer. Como dije antes, montar en cibicleta ayuda a liberar la mente y pensar más claramente.

Pero también puede ser un desafío físico y permitirle liberar la energía que pueda estar atrapada en el interior debido a la agitación emocional. Muchas veces, los amigos y la familia intentan mantener toda esa emoción dentro y puede ser extremadamente difícil.

ACW: Sabemos que eres propietario de bicicletas muy exclusivas, además de tu nueva Angel, ¿Podrías decirnos qué marcas y modelos tienes o has tenido anteriormente a tu nueva ANGEL Roadisc? 

M.A: Actualmente tengo una bici de carretera Argonaut customizada con frenos de disco y una Pegoretti de acero hecha a mano.

ACW: Eres un oncólogo de éxito mundial, claramente hay mucho trabajo y dedicación previa a esta posición, pero…¿No crees que tal vez el hecho de vivir a diario de experiencias tan intensas como las que plantea el cáncer haya hecho que cuando pienses en tus bicicletas, más allá del dinero, siempre hayas buscado la bici que te hiciera más feliz?

M.A: Absolutamente. Hace que el ciclismo sea aún más maravilloso cuando tienes una bicicleta que realmente amas, cuando tienes una máquina a la que has dedicado tiempo y un pensamiento cuidadoso a cómo se ha construído.

ACW: Nosotros pensamos que las bicicletas se parecen mucho a las personas que las fabrican, a las personas que montan en ellas y también al lugar donde se desarrollan y construyen. ¿Por qué una persona que puede comprar la bicicleta que desee, acaba eligiendo una marca como Angel Cycle Works?

M.A: En primer lugar, tuve el placer de alquilar una bicicleta de carretera ANGEL en un viaje por España. Esa máquina era una fabulosa obra de arte, yo ya sabía que la calidad era excepcional. Pero como dije anteriormente, mi vida cambió cuando visité España hace casi 30 años. Volví más tarde unas 15 veces por trabajo o vacaciones. La cultura, la gente y las diferentes partes del país han marcado la forma en que llevo mi vida.

Por supuesto que quiero una bicicleta de alta calidad, pero quiero que sea fabricada por alguien que tenga la misma creencia que yo con respecto a la vida: la creencia de que debemos apreciarla todos los días, de reunirnos con nuestros amigos y familiares con tanta frecuencia como sea posible y de reír y amar en cada oportunidad que tengamos.